Iniciar sesión
Home

Líquidos de aceite soluble para corte y rectificado

Preparados para la producción:

Gracias a su lubricidad mecánica superior y su mayor contenido en aceite, las emulsiones de TRIM® ofrecen una capa límite mayor entre la herramienta y el material. Las emulsiones son ideales para aplicaciones por debajo de 600 pies de superficie por minuto, como por ejemplo brochado, escariado, barrenado profundo, taladrado, aterrajado y rectificado sin centro.

Las emulsiones funcionan muy bien para maquinar cobre, metales amarillos, aleaciones de acero, aluminios fundidos, aluminios forjados y aleaciones con base de titanio y níquel que son especialmente difíciles de maquinar.

Equípese con la emulsión de TRIM de diseño específico para sus necesidades de producción.

El número de productos de la categoría es 1

Dustin McCallum Speaks About TRIM® VHP® E814

TRIM® E206

Emulsión de larga duración

SDS
Documents
Leer más ...

TRIM<sup>®</sup> E206

El TRIM® E206 es un refrigerante de aceite soluble (emulsión), de excelente desempeño en una amplia gama de operaciones de maquinado de materiales ferrosos y no ferrosos. Tiene la lubricidad y potencia necesarias para el pesado trabajo de maquinación y al mismo tiempo proporciona la humectación y el enfriamiento necesarios para las operaciones de torno y esmerilado de alta velocidad.

  • Es un producto muy versátil que funciona en una amplia gama de operaciones de mandrilado para uso pesado, talla de engranajes, rectificación de superficies, esmerilado cilíndrico y sin centro, y en algunos tipos de máquinas de tornillo sustituye el aceite directo
  • Contiene aditivos de extrema presión altamente eficaces para controlar las acumulaciones en el filo
  • Compatible con todos los materiales ferrosos y no ferrosos
  • Emulsión fina y extremadamente estable para reducir el deslavado y facilitar que el fluido llegue hasta el punto de corte
  • Rechaza el aceite contaminante (biofilm) para ayudar a prolongar la vida en el colector e incrementar las opciones de reciclaje
  • Deja una suave película fluida para evitar vías, mandriles, porta-herramientas y accesorios pegajosos
  • El residuo del fluido refrigerante se quita fácilmente con agua, solución de trabajo, o limpiadores acuosos
  • Fácil reciclaje o eliminación con técnicas y equipos convencionales